¿Qué podemos hacer en los días de frío y lluvia?

Nuestros residentes, volviendo la mirada atrás, nos cuentan que hacían ellos en los días de frío y lluvia mientras estaban en casa, pues cuando hay que trabajar… ¡pensamos que todos hacemos lo mismo!

Cuando hacía mucho frío se asaban castañas y se cocían boniatos y se sentaban alrededor del brasero.

Una alternativa a las castañas y boniatos eran “les farinetes”, que se comían con arrope y tallaetes.

En esos días fríos parece que apetecía comer, por lo que también asaban patatas en las brasas del fuego con manteca de cerdo.

Por supuesto, no sólo apetecía comer, así que no venía nada mal un buen vaso de vino, que calentaba al instante.

Para el que no le gustaba el vino, no había (ni hay) nada mejor que un tazón de leche muy caliente con un poquito de miel.

Y no todo va a ser comer y beber, para “matar” el mal tiempo se jugaba al parchís, a la oca, a las cartas o incluso a la lotería.

Por último, si hay algo en lo que todos coinciden es en el brasero, ese gran invento que hoy en día ha quedado en desuso. Todos recuerdan la mesa camilla, con sus faldones y el calor que desprendía. Pero no sólo servía para calentar, pues echando en él una corteza de limón o naranja se perfumaba la casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *