Perros y Música se dan la mano para estimular a nuestros mayores.

 

Nuestro principal objetivo es el bienestar del paciente, por lo que además de la intervención asistida con animales, unimos diferentes métodos para conseguir romper la rutina y sacar una sonrisa de los usuarios.

 

En esta última ocasión hemos unido las intervenciones asistidas con perros y la música.

 

La música tiene dos ventajas importantes: por un lado, el procesamiento musical se realiza por un sistema específico de información mental diferente al procesamiento del léxico o el lenguaje, y por otra parte, la capacidad de despertar en nosotros respuestas emocionales. Por tanto, es bastante probable que en personas con afectación cerebral se mantenga intacta o menos perjudicada la capacidad del léxico musical, y que genere más reacciones emocionales que la comunicación verbal.

 

A nivel cognitivo, la música nos permite estimular la memoria, el lenguaje y la atención. Si a esto además le unimos la motivación innata que nos ofrece un perro, tenemos una intervención más completa para grados más elevados de afectación.

 

Durante la sesión del pasado miércoles pudimos observar varias reacciones positivas relacionadas con la combinación perro-música:

 

  • Un usuario que parecía “dormido” sólo se “despertaba” cuando sonaba una canción en concreto, llegando incluso a tararearla cuando en las sesiones anteriores no habíamos conseguido comunicación con él
  • Varios usuarios, a través de las diferentes canciones, recordaban hechos o vivencias: “esa canción la bailaba con mi mujer en la plaza del pueblo”, “la mujer que canta esa canción tenía un carácter muy fuerte”, “ese cantante murió en un accidente de tráfico”…
  • Los usuarios que tienen más afectada la audición, pudieron identificar el ritmo de la música (balada, lenta, rápida, rock…) gracias a los bailes que realizaba el guía canino junto al perro.
  • Algunos usuarios comenzaron a hablar entre ellos sobre las canciones que escuchaban en ese momento.

 

PEPITA

Por otro lado, realizamos una pequeña visita a los encamados, todos los encamados estuvieron encantados con la visita de Pepita, haciéndole un hueco en sus camas para poder acariciarla y sentirla más de cerca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *